No estoy muy seguro de contarles esto,  igual y se ríen pero ya abrí la boca y ni modo de cerrarla. Tampoco sé si les haya pasado lo mismo que a mí aunque supongo. No soy  exclusivo. ¿Han visto cuando a un chico le gusta una chica o por lo menos  pone su cara libidinosa en el escote? Dirán que se sienten maripositas en el estómago sudor en las manos y se ponen como puberto ¿sí? Pero no porque ¿cómo les explico? Con eso de la revolución femenina los hombres nos sentimos más intimidados, como si nos quitaran parte de nuestro territorio porque ahora las mujeres tienen incluso más pantalones que algunos de nosotros. No voy a decir que todas las chicas; tradicionales y mojigatas quedarán en el mundo, pero está difícil identificarlas. He visto chicas osadas y atrevidas con pantalones, playerita y tenisistos, todo de lo más casto.  Pero también he visto chicas hijas de familia que traen medias rotas peinado de Amy Winehouse y kilos de maquillaje negro, pero siguen esperando que uno siga teniendo la iniciativa. Por eso nos intimidan, porque ya no se sabe con cuál de las dos estás tratando o si con una mezcla de ambas.

 

Pongamos de ejemplo a una mujer conservadora, de 27 a 30 años,  soltera y de no malos bigotes. Si yo tuviera unos años más con mucho gusto ¿ajá? Pero  a primera vista resulta difícil saber si quiere que yo tome la iniciativa o no. Puede lucir muy independiente y segura de sí misma, pero en el fondo puede ser una cursi de lo peor. Tal vez al verme ponga cara de no me toques pero como que sin querer se le desabrochó un botón del escote ¿cómo carajos voy a saber si se trata de una maniobra deliberada o sólo un simple accidente? Como la maniobra de la pluma ¿sí? Se les cae junto al chico en cuestión y esperan a que la levante, si él sonríe le echan un comentario, pero si no, lo olvidan o se empeñan más; eso es fácil de detectar. Pero si te ven con ojos de pistola ¿qué? ¿es sí o no? Por eso nosotros recurrimos al método de las indirectas y la liberación del perfume propio. Que de esto último casi no nos damos cuenta, pero también las mujeres lo hacen y creo que ellas más o menos lo pueden regular y deciden con quien sacarlo sin temor a confusiones. Por eso siempre he dicho que las mujeres tienen algo de hechiceras ¿han visto a algún hombre manipular así como así sus emanaciones reproductoras? ¿No verdad? Pero nos salimos del tema, estábamos en las indirectas. Si nosotros decimos con cara de amor  “practica deporte” y ellas dicen “Sí tienes razón es bueno para la salud”, es obvio que  no están en la misma frecuencia ni de chiste. Pero si lo decimos y la chica nos sonríe, ni que decirlo, ya tenemos de menos la mitad.

 

Y no hay peor ciego que el que no quiere ver, si las casi casi le dices directamente “eres preciosa”, “te quiero mucho”, “quiero estar contigo” y ella contesta: “gracias eres un buen amigo”, entonces ya ni buscarle. Aunque también se esté haciendo la que la virgen le habla y te capte todo pero no quiere romper tu corazoncito. Eso también se nota si se voltea para no verte a los ojos. Pero en estos casos ella es la que se resiste a ti y no sé, digamos que no le gusta tu físico, o tu manera de ser, o no eres su tipo como suelen decir. Ahí hay que ganarla por otros lados: no se puede resistir a sus amigas o por lo menos no hay tanta oposición de su parte. Si le caes bien  a las amigas, te la ganas; ellas actúan a tu favor y la chica en cuestión termina oyendo tus plegarias a través de un intermediario, pero lo mejor de todo es que ellas le suben la autoestima: “sí quiere contigo, anda anímate no está tan mal, lo haces sufrir”, y así como que se empieza a compadecer de su admirador, y está dicho por ellas mismas: “si te enteras que le gustas a alguien ya no lo ves con tanta indiferencia, incluso hasta te puede gustar” y eso no lo digo yo, me lo dijo una linda chica. No quería decirlo, pero eso les alimenta la vanidad que traen de fábrica: las flores que le echan.

 

Y con esto  habría que preguntarle a sus amigas si se sonrojó o si dijo “ay no como creen” con una ultrasonrisa. Si de plano contestó feo o se enojó o ni le importó, ya chafeaste; pero cuidado porque detrás de la indiferencia a veces lo hacen para no delatarse, así que atentos.

Pero para que desperdicio mí tiempo explicándoles. Si las mujeres quien liberación femenina que lo hagan bien o que nos digan directamente que quieren, no nos ofendemos. Pero si no, entonces solo déjenos hacer el trabajo que hemos venido haciendo por siglos, nuestros genes nos indican el camino.

Anuncios