Ah blando! Juego de palabras para expresar “Hablando”, dónde podremos ver los avances gramáticos y lingüísticos del español.

 

Contrario a lo que puedan pensar, Romancear no es un arrumaco o cariños entre pareja, sino que en el habla española, romanceamiento se entiende por el lento proceso lingüístico en el que, a través de leyes fonéticas, el latín sufre cambios dando origen a las lenguas romances (español, francés, italiano, portugués, rumano, catalán etc.). Se trata mayormente de cambios fonéticos que siguen cierto patrón y responden a tendencias naturales de la lengua en cuestión, ejemplo:

 

Digitu-diitu-deito-deido-dedo-dedo