¿Hay algo más patético que tu mochila se atore en tu pantalón roto en plena vía pública y no te puedas desatorar? Aplausos, clap-clap.