Inicio

Mujeres… y venganza, no juntas en una sola frase por favor.

Deja un comentario

“En la venganza, como en el amor, la mujer es más bárbara que el hombre”

 

≈Friedrich Nietzsche

Así que cuidado señores, yo no le haría mucho daño a una mujer si fuera ustedes, he sentido su odio.

Funny Valentine

Deja un comentario

Ahora que pasó el 14 de febrero no puse nada para que no pensaran que me uno a la celebración, pero ya es marzo y ya es hora de escribir sobre el caso.

Bueno, pues muchos de ustedes dirán que se llama San Valentín porque era un sacerdote que casaba a las parejas de enamorados y las arañas, pero yo les digo que nones, porque el catorce de febrero tiene su origen en la antigua Roma aunque se celebraba diferente.

En la Roma imperial, cada 15 de febrero se celebraba una fiesta en honor a Luperco, dios de la fertilidad. Durante las llamadas lupercales era costumbre que los jóvenes de ambos sexos eligiesen a sus parejas para practicar juegos eróticos e intercambiar tarjetas amorosas en las que escribían sus nombres. ¿Que cool no?

Hacia el año 496, la Iglesia Católica, que consideraba que esta fiesta era una costumbre pagana y lasciva, y que era malo para los creyentes, así que instituyó en la jornada anterior —el 14— el Día de San Valentín, en honor a un clérigo mártir del siglo III. Así que a comer camote partidarios de San Valentín.

Habría que esperar al siglo XV para que surgieran las célebres tarjetas de San Valentín, en las que alguien se calificaba de valentín o llamaba así a su amado, pasaron algunos años para que se industrializara toda esa cosa y  desde entonces hasta ahora, San Valentín se ha convertido en el gran negocio del amor que hoy conocemos, un día que los grandes almacenes anuncian con bombo y platillo y en el que regalar algo a la pareja resulta casi una obligación.

Pero en eso se empezaron a retomar las raíces griegas y romanas para achacarle el milagrito a Cupido el dios romano que corresponde al griego Eros, era la quintaesencia del amor. Según algunos nació en los mismos inicios del mundo, aunque otros afirman que el Universo surgió gracias a su unión con Caos. Más tarde fue destacada su calidad como hijo de Afrodita y como ideal masculino del amor. Entonces se le pusieron alas y se le dotó de un arco. Poco a poco se fue trivializando su figura, mostrándolo como un niño rollizo, travieso y simpático; un caprichoso querubín que hasta hoy sigue disparando las flechas del deseo.

Claro que algunas chicas católicas han cambiado a esa horrenda divinidad pagana y le han pedido milagros de amor a su querido San Antonio a quien suelen poner de cabeza para pedir novio.

Aunque para mi todo esto no me va. Yo prefiero celebrar lo que hacían los lupercales todos los viernes trece en honor a la diosa nórdica del amor: Freya. ¿Qué les suena el viernes 13? Claro, es por eso mismo, pero la Iglesia como le gusta meter su cuchara en todo viendo estas juergas eróticas decidió decretar que los viernes 13 eran de mala suerte y hay mucha gente que se la cree. Por lo mientras, este abril hay un viernes 13 ¿ya pensaron con quien celebrar a la diosa Freya?